Materiales vivos

Un equipo de científicos ha logrado combinar materiales inertes convencionales con una “biopelícula” de células bacterianas. Estos “materiales vivos” presentan las ventajas de las células vivas, que
responden a su entorno, producen moléculas biológicas complejas y
abarcan múltiples escalas de longitud, con las ventajas de los
materiales inertes, que añaden funciones tales como conducir
electricidad o emitir luz.

Los investigadores, que forman parte del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), sostienen que este tipo de materiales podrían ser utilizados en el futuro para desarrollar sensores de diagnóstico, materiales autorreparables o células solares, explica Timothy Lu, profesor de Ingeniería Eléctrica y Ingeniería Biológica.

Los científicos trabajaron con una bacteria concreta, la E. coli‎, que produce, de manera natural, biopelículas que contienen unas
fibras rizadas (fibras curli) formadas por proteínas amiloides que
ayudan a la E. coli a adherirse a superficies.

Programando estas células para producir diferentes tipos de fibras curli
bajo ciertas condiciones, fueron capaces de controlar
las propiedades de los biofilms y crear nanocables de oro, películas de material conductor, o cristales diminutos con propiedades de mecánica cuántica. También
diseñaron células para que pudieran comunicarse entre sí y cambiar la
composición de la biopelícula con el tiempo.

Sus creadores afirmar que las aplicaciones pueden ser muy diversas, como dispositivos de diagnóstico, andamios para la ingeniería de tejidos o incluso la conversión de residuos agrícolas en biocombustibles.

Fuente: MIT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.